martes, 18 de octubre de 2011

Derechos, deberes y obligaciones

Por petición del buen amigo y excelente fotógrafo cántabro Mario Setien, abordaremos lo que debe o no aguantar un modelo y un fotógrafo entre ellos mismos y de un cliente, maquilladores y resto del equipo. Aunque me gustaría hacerlo desde el punto de vista de los derechos, deberes y obligaciones que cada uno posee.

Un modelo tiene el derecho a su contraprestación acordada (dinero para un trabajo o las fotos a tope de tamaño y retocadas en caso de proyecto no remunerado), en el primer de los casos, la modelo no tiene derecho a exigir las fotos, solo podrá pedirlas con cordialidad al fotógrafo o cliente.
También tienen el deber de posar durante el tiempo que dure la sesión, aportando lo mejor de ellos.
Aparte de una serie de obligaciones como: ser puntuales y comportarse con respeto y educación con todo el equipo.
Lo que no debe aguantar un modelo por parte de nadie es la falta de respeto o que se le exija más de lo acordado previamente a la sesión. Una modelo trabaja con su cuerpo, y en cualquier país salvo España se sobreentiende que en una sesión se pueda ver el pecho, pero aquí es casi obligatorio consultar antes y obviamente no se puede obligar a hacerlo a una modelo que no lo desee.

Un fotógrafo tiene el derecho a que los modelos den el 100% durante la sesión y a exigir los deberes y obligaciones que en el párrafo anterior se detallan. También tiene derecho a la remuneración acordada con el cliente.
Tiene el deber de realizar la sesión en los términos que se hayan pactado, entregando luego las fotografías y los derechos comerciales de las mismas al cliente, o compartiendo las fotografías y dichos derechos con el resto del equipo cuando se trate de un proyecto no remunerado. Entregando dichas fotos a tope de resolución.
Y tiene la obligación de tratar con educación y respeto a maquilladores, modelos y demás equipo.
No tiene la obligación de soportar divismos y desmanes de modelos, pudiendo dar por terminada una sesión en ese caso. Tampoco tiene la obligación de seguir con la sesión si el cliente cambia las condiciones de forma unilateral.

Tanto fotógrafos como modelos, así como maquilladores, peluqueros, estilistas, ayudantes, etc... tienen la posibilidad y el derecho a informar de forma pública a otros colegas sobre el mal comportamiento de un compañero durante una sesión. Siendo objetivos y dejando abierta la posibilidad de réplica por parte del "acusado". La libre circulación de esa información nos ayuda a todos a desechar a aquellas personas que no son merecedores de participar en sesiones. En el portal Fotopunto, tenemos la opción de hacer un comentario a cada colaborador con el que trabajemos.

Cada sesión es diferente e imprevisible, pero se pueden adoptar unas pautas para que todo salga perfecto.
-Trabajad con gente de confianza, que tenga un mínimo de experiencia, y que no tenga malas críticas por parte de otros colegas.
-Informad a cada modelo del estilo de las fotos, de la ropa, de la importancia de ser puntuales y de si se verá algún desnudo, semidesnudo o transparencias, aparte del horario aproximado y lugar de las fotos.
-Pedid respeto, educación y seriedad con antelación.
-Haced un contrato de cesión de derechos donde también se especifique los motivos por los que se puede cancelar la sesión. Indicando en clausulas que un cliente no puede alterar las condiciones del contrato sin pactarlo con las partes.

Este post no sería necesario si no fuera por la cantidad de malas experiencias que acumulamos todos los fotógrafos, modelos, maquilladores,... espero que os sirva de ayuda

No hay comentarios:

Publicar un comentario