miércoles, 5 de octubre de 2011

Clases a modelos - Comportamiento


Después de más de dos años dando clases a modelos en una academia céntrica de Madrid y de varios workshops especializados de possing, me tomo la libertad de compartir con quien desee leerme, los conocimientos que, tal vez, pudieran servir a modelos o futuros modelos.

Empezaré como empiezo siempre los cursos y workshops, haciendo incapié en lo más importante... el comportamiento antes, durante y después de la sesión de fotos; porque más importante que posar bien o tener un físico adecuado, es comportarse con respeto y adoptar el rol que un modelo posee en su trabajo.

Ser puntual parece algo lógico, pero no imagináis lo que puede suponer en coste económico y malestar en una sesión de fotos. Aparte hay que llevar, si es posible, la información sobre el tipo de fotos y el tipo de ropa que se usará. Luego en la sesión hay que preguntar al fotógrafo por el estilo de las poses y miradas que necesitará (lo que los fotógrafos llamamos "el rollo"). Sabiendo el estilo de la ropa y demás datos, evitáis encontraros con una sesión desagradable (si la sesión incluye algún desnudo o semidesnudo, debe informarse a los modelos con antelación).

Es importante no poner malas caras a los maquillajes y peinados, ni a la ropa que ha sido elegida por los estilistas, muchísimo menos manifestarlo a los mismos. Maquilladores y peluqueros trabajan más cómodos cuando los modelos son agradables al trato, así que tratarlos bien influirá en que salgáis mejor maquillados y peinados.

Mientras dura cada cambio de maquillaje y/o peinado, es importante saber qué cambio de ropa irá a continuación, y así ir pensando en las poses y caras que daréis al fotógrafo.

Recordad llevar algo de beber y comer en un bolso, ya que no siempre hay catering en las sesiones y podéis pasar hambre. Por supuesto hay que ir bien desayunado o almorzado a las sesiones para trabajar a gusto. Si una agencia o fotógrafo os dice lo contrario y argumenta que se hincha la tripa, sencillamente: dejad de trabajar con esa agencia o fotógrafos. Si en una sesión larga se hace una parada para almorzar, comed lo que deseéis.

Dad el mail al fotógrafo y pedid con educación que os manden las fotos de la sesión en la más alta resolución posible, pero no seáis pesados ni insistentes, sobre todo cuando el trabajo sea remunerado, ya que vuestro pago es exclusivamente el dinero (no las fotos).

Tened una comunicación constante con el fotógrafo, para saber si lo que estáis dando al posar es lo que desea, o podéis mejorarlo.

Si tenéis una hora tope en la que tenéis que iros, debéis comunicarlo antes de la sesión, hacerlo alli mismo sería nefasto.

Pensad que más importante que salir guapos en las fotos, es conseguir que fotógrafos y agencias sigan contando con vosotros y os recomienden a otros fotógrafos y futuros clientes. Nosotros siempre preferimos repetir trabajo con alguien que se comporta como un buen compañero que con alguien que tiene solo belleza. Un modelo solo crece profesionálmente cuando amplía contactos y clientes, y eso se consigue con la actitud.

Todos los fotógrafos tenemos mucha comunicación antes y después de cada sesión con la agencia que nos ha enviado al modelo, si es impuntual o se ha comportado de un modo indebido, no vuelve a trabajar con ese fotógrafo pero tampoco con esa agencia. Tened cuidado con eso.

Un saludo y suerte a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario